Tras renunciar como embajadora de Rusia

Alicia Castro: «Que no hay libertad de prensa es una de las cosas más cómicas que escucho»

Conversamos con la reciente ex Embajadora de Rusia acerca del informe de Michelle Bachelet sobre el estado de situación en el país latinoamericano.

 

MOD: ¿Qué fue lo que sucedió?

AC: Estamos hablando de la democracia en América Latina y de cómo preservarla. Está en riesgo, en desmoronamiento en esta parte del continente. Hemos visto los golpes en Brasil, en Bolivia. Lo que se llaman golpes híbridos, blandos.

En Brasil hubo un golpe parlamentario y una persecución judicial. Lula fue sujeto de un verdadero secuestro electoral, con denuncias falsas y un juez que lo condenó diciendo que no tenía pruebas. De no haber sido así hoy sería el presidente de Brasil, así surgió Bolsonaro.

Luego siguió en Bolivia, que empezó igual, con la demonización de un candidato como Evo Morales…

MOD: Evo Morales tenía un límite constitucional que no aceptó. Había una situación donde él venía empujando los límites constitucionales que le impedían volver a presentarse.

AC: Cuando lo destituyeron Evo estaba en el ejercicio del poder, era presidente hasta enero de 2020 y había ganado las elecciones. Eso lo dice hasta el New York Times.

MOD: El razonamiento es que hay problemas en el sistema democrático…

AC: Las relaciones exteriores tienen que funcionar en contexto, estamos en un contexto de gran riesgo en América Latina donde vemos democracias amenazadas, manipulación judicial, persecuciones de líderes políticos y maniobras mediáticas que terminan con la democracia en la región, lo que hay que apoyar es la democracia.

Argentina podría haber votado con México…

MOD: Se abstuvo de aprobar el informe de Michelle Bachelet.

AC: No, para nada. Esa es la gran confusión que está generando la prensa. Las dos resoluciones contienen el informe de Bachelet. México votó positivamente, diciendo que votaba la resolución 55 a fin de cumplir con las obligaciones, incluida las denuncias de la alta comisionada, casos de detenciones arbitrarias, intimidación, difamación de manifestantes, periodistas y defensores de derechos humanos. Y le pide a la Alta Comisionada que siga colaborando con la república de Venezuela para hacer frente a la situación de los derechos humanos en el país. Las dos resoluciones apoyan el informe de Bachelet.

MOD: Acá lo que se está discutiendo es cómo pararse frente a lo que está pasando en Venezuela, por quienes creen que es una democracia o que dejó de serlo.

AC: No son precisiones técnicas, son políticas que requieren precisiones técnicas. Me he dedicado la vida a darle visibilidad a la política, no me gusta el secretismo. La diplomacia no es solo para diplomáticos.

MOD: El punto es que Argentina apoyó, de las dos resoluciones en discusión, la más dura en contra de Venezuela.

AC: La resolución que apoyó Argentina es la que presentaron los países europeos que no reconocen al presidente constitucional Nicolás Maduro, que reconocen a Guaidó como presidente. Acá veo un problema muy serio que puede afectar a la Argentina. Por eso considero que es una resolución, por experiencia, que a veces hay que votar en defensa propia. No podés votar conjuntamente con quienes creen que un presidente se puede autoproclamar en una plaza.

Por otro lado votaron con el grupo de Lima y eligieron a los abogados de Derechos Humamos a Chile con Piñera, a Colombia donde hay cientos de dirigentes asesinados…

MOD: ¿Este informe describe a Venezuela, sí o no?

AC: A mí no me corresponde hablar de eso, para ello están los organismos pertinentes juzgándolos. ¿Te imaginás una democracia como la que está funcionando en Colombia donde hay 250 dirigentes sociales asesinados? ¿Te imaginás una democracia como la de Ecuador, donde Lenin Moreno, tiene un cementerio a cielo abierto? ¿Has visto a El Salvador o a Perú?

MOD: Pero me describís lo que pasa en todo el continente. Te pido que me describas lo que pasa en Venezuela.

AC: Las dos resoluciones que se votaron decían que habían problemas de derechos humanos en Venezuela.

MOD: ¿Pero esa es tu idea?

AC: Es la de Michelle Bachelet. No soy una autoridad en la materia, los seis años que viví en Venezuela no vi nada de lo que acá se describe.

Tres problemas muy serios hay, desde mi punto de vista. Quienes juzgan sobre derechos humanos tienen regímenes desastrosos, como Chile, Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Honduras o Perú. Haber votado junto a países que reconocen que Guaidó es presidente – o sea que el día de mañana puede no gustarles lo que pasa acá y nos declaran un presidente en una plaza-, y además esta resolución que votó Argentina prorroga por dos años el mandato de una misión internacional independiente que fue constituida por tres personas, uno de ellos había sido funcionario de Pinochet, que no tiene ninguna representación en materia de derechos internacional. Fueron designados por el grupo de Lima, ¿Y sabés como trabajaron para hacer este informe?

MOD: A la distancia porque no los dejaron entrar a Venezuela.

AC: No revisten ninguna capacidad vinculada con el derecho internacional o las Naciones Unidas. A Bachelet la dejaron entrar y en la resolución que votó México le pide a Bachelet que permanezca en Venezuela para observar y aceptar todas sus recomendaciones en materia de derechos humanos.

Esto lo digo para que se vea la muestra de cinismo que tiene esta resolución que expresa preocupación por el tratamiento de la pandemia de Covid en Venezuela. Los números que da la OMS es un dato para entender de qué hablamos: Con 30 millones de habitantes…

MOD: Que toma los datos que da el gobierno de Venezuela, que genera muchas dudas ya que es un país donde no hay libertad de prensa.

AC: Esa es una de las cosas más cómicas que he escuchado en mi vida, que no hay libertad de prensa. Esa es la técnica que utiliza los Estados Unidos para dar los golpes blandos. Por favor, tenemos obligaciones y responsabilidades políticas…

MOD: Conozco a decenas de periodistas de Venezuela, trabajé en la Fundación del Premio García Márquez. Las condiciones de trabajo de los colegas de los medios de Venezuela son lastimosas. Asfixió a los diarios de la oposición.

AC: Si los diarios opositores están vivitos y coleando, manejan la inflación del país.

MOD: ¿El problema económico del país es culpa de la prensa?

AC: No. De otros factores. Lo que quiero decir es que si no hubiera libertad de prensa, ¿te parece que los diarios de la oposición hablarían todos los días de Venezuela y Maduro?

MOD: Me parece coherente que si una embajadora designada en cancillería no se sienta cómoda con una política renuncie, lamento que veas tantos problemas en la democracia latinoamericana y no en Venezuela donde fuiste embajadora tantos años.

AC: Argentina ha dado cátedra en muchas cuestiones en el pasado reciente. Ayer ha dejado de darla en la no injerencia a asuntos de terceros Estados, en la libre determinación de los pueblos que se expresa por voto popular en democracia y la soberanía jurídica de los Estados.

MOD: Me parece que ahí explicás por qué el voto de Argentina te llevó a renunciar como embajadora en Rusia.

AC: Tuve una conversación muy amable, que me reconforta, en la que el Presidente me pidió que revise mi posición. Eso es todo lo que tengo para decir. Mi renuncia está confirmada porque no me siento partícipe de esta política de relaciones exteriores, no me gusta que Argentina pertenezca al Grupo de Lima. La renuncia sigue en pie. No estoy de acuerdo que el país forme parte de un grupo que se armó bajo la influencia directa de los Estados Unidos, para cambiar el gobierno de Venezuela. El Grupo de Lima se armó para desintegrar la UNASUR, conformada para proteger las democracias en América Latina. No se trata de Venezuela.

Argentina podría haberse abstenido de votar las dos resoluciones, pero no votar con quienes intentan que haya una injerencia directa. Ésta tiene dos tiempos, primero la demonización de un gobierno constitucional, la segunda es justificar la intervención.

Comentarios
×

Subscribite a Arteria

para recibir nuestras noticias
[yikes-mailchimp form="1"]
Share This