Política

Felipe Solá: «Va a haber más apoyo con Biden que con Trump»

Conversamos con el Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina, acerca del triunfo de Joe Biden, la situación política en América Latina y la carrera por la vacuna anti-covid.

 

MOD: ¿Alberto Fernández llamó a Biden? ¿Cuáles han sido los movimientos de Argentina hacia Estados Unidos?

FS: Tanto el Presidente, como la Cancillería y otros ministros se expresaron por Twitter felicitando a Joe Biden, mostrando el alivio que teníamos por eso.

No hubo contacto personal todavía, pero la victoria está reconocida plenamente. Hay que recordar que la transmisión de mando es el 20 de enero, queda bastante tiempo todavía. La idea de no reconocer la victoria indiscutida de Joe Biden porque Donald Trump está enojado, es un poco rara.

MOD: Eso es lo que está pasando con México, por ejemplo. López Obrador no reconoce el triunfo de Biden.

FS: Me resulta extraño, no sé si se han comunicado. Conozco muy bien al canciller Marcelo Ebrad, sé cómo piensa. Hasta ahora me resulta un poco raro.

MOD: ¿Esperan que con la administración Biden haya un escenario más favorable con el FMI o no va a cambiar tanto?

FS: Creo que tenemos un grado mayor de seguridad de que vamos a tener apoyo con Biden que con la administración Trump. Porque hemos tenido dos o tres experiencias, la más importante fue la negociación por los bonos soberanos. Allí no hubo ninguna proactividad por parte de Estados Unidos. Igual la negociación se cerró bien, pero en un momento dado se le pidió ayuda al Departamento del Tesoro por su influencia y su cercanía con los administradores de los bonos, y no hubo una respuesta proactiva para nada.

No hubo un pedido oficial, pero cuando sondeamos al Departamento del Tesoro no hubo una acción especial ni se metieron demasiado en el tema. Justamente el presidente de México, Manuel López Obrador, habló con el administrador de los grandes fondos, Larry Fink, a pedido del presidente Alberto Fernández y no hubo una respuesta que sirviera.

MOD: Al gobierno de Trump no le gustaba la postura de Argentina en Venezuela, les parecía que tenían que ser más duro con el gobierno de Nicolás Maduro…

FS: Ese era un tema. Hay que recordar que hace unos meses, en septiembre, nos opusimos a la elección de Mauricio Claver-Carone en el BID, un norteamericano puesto por el Departamento del Estado en un puesto que siempre ha sido latinoamericano. Si bien perdimos, nos acompañó Europa y países como México, Chile o Perú. Nos abstuvimos. Esas son marcas que quedan, quisimos expresamente dejar una marca más allá del resultado porque era una imposición que iba más allá de lo debido. La identidad pasa por las cosas que uno admite y que no. Ese fue un momento de tensión, con respecto a Venezuela nos hemos movido con independencia y en función de dos cuestiones: denunciar los bloqueos externos y la violación de derechos humanos en Venezuela, las dos cosas simultáneamente.

MOD: ¿Cuánto ruido hace en un sector del kirchnerismo esta postura que tiene el gobierno de Alberto Fernández de sí marcar las violaciones a los derechos humanos en Venezuela?

FS: En Ginebra había dos resoluciones, uno no elige sino que opta. En la primera resolución no se hablaba de los derechos humanos para nada y se hablaba de Bachelet, pero no sabíamos para qué se iba a instalar. De esa nos abstuvimos.

En la segunda votamos con Europa. Todo el mundo dijo que votamos con el Grupo de Lima, pero votamos con toda Europa porque era la única que condenaba el tema de los derechos humanos en Venezuela. Además habíamos limpiado lo que no nos gustaba de esa declaración, eso había enojado a algunos. Enojos aislados.

Lo que vamos a buscar es que exista una nueva conciencia de integración en Sudamérica, la vemos en México pero no en el resto de Latinoamérica, por eso valoramos el triunfo en Bolivia. Queremos tener la mejor relación posible con Estados Unidos, es absurdo tratar de imponer o meter ideologías con cualquier país, sobre todo con los Estados Unidos. Necesitamos liberar problemas comerciales, se nos cerró el mercado de biodiesel porque nos pusieron el 150% de aranceles hace dos años, empezaron a cerrarnos el mercado y nos quitaron de allí por razones vinculadas a productores de biodiesel americanos, que tienen menos competitividad que los nuestros. Son 1.200 millones de dólares por año, no es broma.

Para dar un ejemplo comercial, Estados Unidos es el primer inversor como país en Argentina, con inversión externa directa. Después Europa en su totalidad lo duplica, pero ninguno de sus países aislados le gana a Estados Unidos. A lo que siempre nos opusimos fue a la injerencia permanente en América del Sur que tuvo la administración de Donald Trump. Fue como si hubiera radios desde Washington hacia distintos países latinoamericanos que pretendían impedir que hubiera transversalidad entre los países, entonces había un voto netamente ideológico. La única razón por la cual debíamos juntarnos o no, según ellos, era Venezuela lo cual es un absurdo total. Tenemos mil temas que aquejan a los pueblos de nuestros países. Todos esos temas debían quedar a fuera según cómo pensamos sobre Venezuela, esa era la imposición desde el Norte hacia Sudamérica, que nosotros no admitimos.

MOD: ¿Están al tanto de lo que pasará en Perú con la destitución de Martín Vizcarra?

FS: Sí, anoche tuve una larga conversación con el Embajador argentino en Lima donde me dio un panorama de la situación. Me dijo que la economía va a seguir más o menos igual, que ciertas políticas en el alto nivel son muy fuertes, y que además hay una cuestión vinculada a la Constitución peruana por la cual el Parlamento tiene un poder de veto muy grande, y a su vez el Presidente puede disolver el Parlamento, algo medio raro. La verdad es que hay una inestabilidad muy grande que nosotros lamentamos, por ser un país hermano.

MOD: La geopolítica detrás de la vacuna rusa, sobre todo por ser un desarrollo estatal. ¿Cuánto del vínculo de Cristina Fernández de Kirchner y Vladimir Putin hubo o cuánto de gestión institucional con Rusia?

FS: El vínculo de CFK con Putin fue en una o dos oportunidades, una fue ella y otra Putin vino a la Argentina. No es por ahí que viene el tema, para nada. Argentina quiere una vacuna segura y lo antes posible, ahora lo antes posible no debe anteponerse a la seguridad absoluta. Si la vacuna es americana tiene que estar totalmente aprobada por la FDA en los Estados Unidos y el ANMAT en Argentina. Si es de otro país, debe estar aprobada por la Organización Mundial de la Salud y la ANMAT.

Nuestros expertos han analizado todas las fases, todas las pruebas, no vamos a cometer el error de apurar algo con tal que la vacuna sea de un lugar o el otro. La única novedad con respecto a las otras vacunas es que es una compra de Estado a Estado, sin ninguna intermediación de ningún tipo. No es una compra privada.

En cambio hemos comprado millones de dosis a Pfizer, que a su vez trabajó en colaboración con Alemania, y que todavía no está lista pero está en Fase 3 en Argentina. Y después tenemos el ya conocido convenio con Astrazeneca por el cual vamos a fabricar la vacuna acá y la va a completar México. Esta se dirige a todos los países de Latinoamérica, a excepción de Brasil que tiene su propio convenio, para que vacune al 20% de la población, que incluye factores de riesgo y empleados de la salud.

MOD: Si es una compra de Estado a Estado, ¿Por qué viajó una empresaria vinculada a los negocios de los medicamentos como lo es Mariana De Dios?

FS: No lo sé, pero supongo que debe ser por si acaso hay que hacer un paso con alguna empresa argentina, coca que no estoy seguro para nada. Y me parece que hay una actitud negativa en la especulación sobre las vacunas. Hay que tener en cuenta que hay una guerra de inteligencia que se vincula con la comunicación por la vacuna, por los precios y el prestigio. Por quién llega antes. Después habrá mercado para todos porque la demanda es mundial y para llegar a producir esa demanda falta tiempo, ahora producir cuatro o cinco mil millones de vacunas no es para cualquiera. Por ejemplo Rusia le ha encargado a Corea, China y otros países que le produzcan la Sputnik-V. Hay una guerra que incluye la opinión periodística: hay chismes, opiniones inventadas, etc.

Tiene que ver con el mercado. Lo que queremos es una vacuna que tenga un alto nivel de efectividad, sea probada y esté aprobada, y que llegue lo antes posible. Por eso hemos ramificado las compras.

Comentarios
×

Subscribite a Arteria

para recibir nuestras noticias
[yikes-mailchimp form="1"]
Share This