Hablamos con el ¿precandidato? a presidente Roberto Lavagna sobre la situación del país de cara a las elecciones

Lavagna: “El cambio no sirvió”

María O’Donnell: Voy a saludar a uno de los grandes protagonistas de las noticias por estos días, que es el ex ministro de Economía de Duhalde y de Néstor Kirchner, ex candidato a presidente en las elecciones de 2007, Roberto Lavagna. La gran pregunta es si volverá a ser candidato ahora.

¿Cómo le fue ayer con Tinelli? Raro que de repente Tinelli sea un protagonista político.

Roberto Lavagna: No, forma parte de las reuniones que tuve con gente de la sociedad civil, que no está en la política, pero que tiene preocupaciones frente al cuadro que estamos viviendo. Ya habíamos desayunado con él en mi casa hace como dos meses atrás, pero con menos ruido periodístico que ayer. Y esta fue una nueva charla sobre los temas del país. Con gente de toda clase que no tiene que ver con la política pero que se da cuenta que algo tiene que hacer.

MO: Ahora, en el caso concreto de Tinelli, hay una voluntad, incluso lo planteó ayer: por un lado, que usted sea candidato a presidente, y por otra parte, de jugar en algún momento, no se sabe muy bien en calidad de qué. 

RL: Así es, esa es la impresión clara que yo tuve. Él es un empresario exitoso, un productor importante, y está en una etapa de su vida en la cual quiere hacer un aporte, esto es lo que me contó. La vez que nos habíamos reunido en casa todavía estaba pensando sobre el tema, y ahora lo vi efectivamente más comprometido con ir adelante.

MO: ¿Usted se imagina en una alianza junto con Marcelo Tinelli?

RL: Lo que importa acá es ser capaces de construir un espacio amplio, donde haya gente del justicialismo, del radicalismo, del socialismo, de partidos más chicos pero que tienen una tradición, como el desarrollismo o algunos partidos provinciales. Y sumar también una porción importante de gente que se incorpora la vida política frente a una situación de tener que elegir entre dos extremos que no nos satisfacen.

MO: ¿Usted pone a la par la situación de CFK con la situación de Macri?

RL: Desde el punto de vista político son dos extremos. Después, las particularidades de cada uno, por supuesto existen y son de diverso tipo. Pero desde el punto de vista político los dos tienen una vocación de absorberlo todo, de permanencia. No tienen en la cabeza la idea de la alternancia, la idea de buscar consenso de manera permanente. Y en eso sí hay similitudes muy importantes.

MO: Macri cree que es muy distinto, plantea que él es muy distinto en su armado político a CFK. 

RL: Sí, todos suelen creer, cada cual tiene el derecho obviamente a creer. Pero después hay que ver los resultados. Le puedo dar un ejemplo.

MO: A ver.

RL: Que el justicialismo haya logrado retener un puesto mas en el Consejo de la Magistratura, impidiendo que el Gobierno alcanzara una mayoría absoluta, fue presentado por muchos medios y demás como una movida anti-democrática. Pero es todo lo contrario. Lo anti-democrático es querer, con 35% de los votos, quedarse con una mayoría absoluta en el organismo que designa nada más ni nada menos que a los jueces. Entonces ahí es donde uno ve, esos son los resultados, prefiero evitar lo económico y meterme en lo institucional, que dicen: “bueno, no hay tantas diferencias”.

MO: ¿Por qué prefiere evitar lo económico? Me interesaba por supuesto su visión de la economía.

RL: No, digo, porque por razones profesionales, a mí me es siempre mucho más fácil hablar de cuestiones económicas y sociales. Pero hay casos, hay temas del tipo institucional como este, o como el intento de designación de la Corte por decreto, que muestran una metodología que no es la que se corresponde con una democracia participativa, estable, que acepta las alternancias entre distintos sectores políticos. Y sobretodo, que busca gobernar con consenso.

MO: Usted cree que lo que el Gobierno dice con que ellos no interfieren en el Poder Judicial, no es cierto.

RL: Yo le dí un ejemplo muy concreto, muy importante, y que fue groseramente tergiversado…

MO: …Por los medios.

RL: Claro, parecía como que los que lograron evitar que alguien se apoderara de una mayoría absoluta, eran los que no eran democráticos. Los que no eran democráticos eran los que hicieron el intento… El clásico pasa-pasa.

MO: Claro. Hablemos un poco de economía. Un poco la visión del presidente es “veníamos bien, pasaron cosas, estábamos encarrilados pero ahora vamos a salir más fortalecidos porque estamos trabajando para sentar las bases para un país más sólido”.

RL: Nunca vinimos bien, desde el principio. Los últimos 8 años de Argentina son años de estancamiento primero en el final del gobierno anterior, donde de los 4 años, dos fueron de pequeño crecimiento y dos de caída, con un promedio de 0. Y ahora tenemos otros 4 años de los cuales 3 son negativos, con uno ligeramente positivo.

MO: 2017.

RL: Exactamente, el año electoral. Y el promedio, en estos últimos años, da -5% en términos per cápita, simplemente porque hay una acumulación. Los fracasos, así como los éxitos, también son acumulativos. Así que venimos de 8 años en los cuáles el mundo y la región siguieron avanzando. Nadie se queda esperándonos a nosotros, que con la tremenda potencialidad que tenemos, con las posibilitadas, que son realmente enormes, no logremos una organización institucional y económica que haga que el país crezca no menos de 4,5% por año, que es lo que sería normal para un país como Argentina.

MO: Pero en términos económicos, lo que dice es que los 4 años de Macri van a ser peores que los últimos 4 de Cristina Kirchner.

RL: Sí, por eso le digo los números, que los hago por acumulación. Los 4 últimos del gobierno de CFK fueron malos, eso deja siempre alguna herencia, y estos últimos 4 años, en lugar de intentar superar esa herencia, en realidad profundizaron la crisis.

MO: ¿Y por qué? ¿Porque el contexto económico no ayudó? ¿O fueron errores propios?

RL: No, el contexto económico fue espectacularmente favorable, contra todo lo que se dice. Le doy unos ejemplos: la tasa de interés internacional, que para Argentina y para los países en desarrollo es muy importante, ha estado en promedio durante estos años ligeramente por debajo del 2 por ciento. En la crisis del 2002, por tomar la última gran crisis que tuvo Argentina, la tasa básica en EEUU estaba en 5 puntos y medio, mucho más alta, y esto, obviamente, cuanto más alta mas negativo para nuestro país. De manera tal que la tasa internacional estuvo en uno de los niveles más bajos a nivel mundial en muchas décadas. Otro: el precio de la soja, que es el principal producto de exportación Argentina, aún habiendo caído, está en 350 dólares la tonelada. Cuando en el año 2002 rondaba los 220 dólares la tonelada. Así que los datos externos en realidad fueron claramente positivos, solo que no se aprovecharon y forma parte de los errores propios de gestión de Mauricio Macri.

Un país en todo caso tiene que estar preparado. A ver, vamos a ponernos más sencillos. Busque si en el mundo hay un país del tamaño de Argentina que haya sufrido lo que sufrió Argentina, lo que sufrimos los argentinos, en el curso del año pasado. No lo va a encontrar. Busque ahora si en este momento hay en el mundo algún país que tiene tanto impacto frente a cualquier cosa que ocurra en el mundo con nos pasa a nosotros. Esas son debilidades propias.

MO: Macri hace mucho énfasis en la herencia. ¿Es un factor para valuar como estamos hoy?

RL: Hay una parte de herencia, por eso yo le decía que estas cosas son por acumulación. A 4 años malos, si uno no cambia el rumbo de la manera correcta, no vas a cambiar por cambiar. Obviamente hubo un cambio, pero el cambio no sirvió. Fíjese que ahora quien venga, cualquiera sea, incluso el propio Gobierno si fuera reelecto, en lugar de partir de 4 años de recesión, parte de 8 años de recesión. De una caída del producto per cápita de los argentinos más fuerte, una tasa de inflación que es mucho mayor que el final de los 4 años anteriores, una deuda que no existía y que ahora creció mucho… De manera tal que la acumulación hace que si uno no corrige las herencias, en general lo que ocurre es que termina dejando una herencia peor.

MO: Que es lo que va a pasar con Macri.

RL: Así es.

MO: y usted, ¿en qué estado está su candidatura presidencial? Le pregunto, ¿qué edad tiene?

RL: 76 años.

MO: ¿Le darían ganas a los 76 años de pelear por la presidencia?

RL: Cuando me lo dijeron por primera vez, porque esto empezó a raíz de algunas encuestas que se publicaron hará un año atrás que movilizó a distintos sectores que estaban preocupados justamente por esta antinomia, este conflicto entre los dos extremos, mi primera reacción fue de ser absolutamente negativo. Las circunstancias fueron empujando después, a lo largo de los meses, y aquí estamos.

MO: Pero qué quiere decir aquí estamos.

RL: Que acá estamos.

MO: Jaja, ¿pero se va a presentar?

RL: Estamos reuniéndonos con gente, poniendo sobre la mesa ideas.

MO: ¿Pero ya lo decidió?

RL: No, en absoluto. Eso se verá. Las candidaturas siempre tienen que venir al final. Cuando vienen al principio, las cosas salen mal. Primero las ideas.

MO: Pero evidentemente se siente convocado, cambió su actitud…

RL: Si, cambié mi actitud y efectivamente estoy tratando de contribuir. Que se entienda que esta grieta no nos conduce a ningún lado.

MO: Cuando hizo las primeras declaraciones, dijo que no haría campaña con eje sobre la corrupción del gobierno de CFK.

RL: No, no dije eso.

MO: Claro, quería ir sobre la interpretación que esto generó en comunicadores muy cercanos al oficialismo, diciendo: “esto quiere decir que Lavagna haría una suerte de garantía de impunidad…”

RL: María, dígalo clarito. No son comunicadores. Son trolls que trabajan para el Gobierno hace mucho tiempo y que tergiversan absolutamente las cosas.

MO: Pero es interesante plantear desde donde salió esto. Salió un cierto sector a disputar su candidatura, a decir “ojo que Lavagna no sea el pacto de impunidad con CFK”.

RL: Y también dijeron “ojo que no se coma a los chicos crudos”. Los trolls tienen una creatividad…

MO: Jaja. Pero no fueron solo trolls, hubo periodistas que hablaron sobre esto, a decir que usted sería la garantía de impunidad para el kirchnerismo.

RL: Si, salieron en cadena también, todos juntos. Qué casualidad.

MO: La grieta también en el periodismo nos toca.

RL: Déjeme que le diga en dos palabras. Se hace campaña con los temas de la corrupción y se los trata, y se presenta un programa, ideas y equipos. Lo que no se hace es campañas sobre temas individuales. Ni estos, ni los anteriores, ni los que van a venir después. Porque eso es materia de la Justicia, que para eso tiene miles de páginas acumuladas en cada caso. No participa un solo juez en cada proceso, cuando uno cuenta las cámaras federales, las cámaras de casación, los fiscales, el incluso la Corte Suprema. Hay no menos de una decena de gente de la Justicia trabajando en cada caso. Entonces sobre eso, no se hace campaña. Se hace campaña sobre el tema en sí de la corrupción, y como digo, se generan ideas y equipos. Los que tienen nombre y apellido, esos los definen la Justicia.

MO: Usted se fue denunciando como ministro sobre la cartelización de la obra pública justamente, en un discurso bastante recordado en la Cámara Argentina de la Construcción.

RL: Así es, así que a ninguno de los recién llegados en esta cuestión de la corrupción me va a decir que es lo que hay que hacer. Ni ninguno de estos que cortan un recorte de diario y salen corriendo a hacer una denuncia a la Justicia. La denuncias hay que hacerlas en todos casos con seriedad, y mucho más cuando uno es funcionario, sabiendo que eso puede implicar que deje de ser funcionario.

MO: Una última cuestión. No sé si se pronunció ya, pero me interesaba saber sobre uno de los temas de debate en la campaña electoral, que es la despenalización del aborto. ¿Está de acuerdo? Su hijo Marco votó en contra en la Cámara de Diputados.

RL: Así es. Yo en lo personal no estoy a favor, con algunas aclaraciones. La Corte Argentina había hecho en algún momento una ley tratando algunos casos importantes. El caso de la violación; el caso del peligro de la vida de la madre, ya sea psíquico o físico; el caso de los problemas de salud en el feto. Situaciones que sí justificaban el aborto. Me gustaría ver una cosa de ese tipo.

MO: Que el protocolo de la Corte que surge de ese fallo de la Corte se aplique más extendidamente.

RL: Sí, y que se aplique en todo el país de manera absolutamente uniforme, y que nadie pueda en su provincia o región impedir que eso se cumpla en tiempo, para que no se repitan hechos como los que recientemente ha habido. Me gustaría ver eso puesto blanco sobre negro, y en todo caso me gustaría también una consulta popular sobre los temas de valores, sobre las cosas profundas. Una consulta popular siempre me parece que es importante.

MO: Sí, hay disputa en que no se pueden hacer consultas populares en materias penales, y esto está dentro de Código Penal.

RL: No lo presentaría como un tema penal, sino en materia de valores: ¿queremos o no queremos esto? Y después los legisladores sabrán como adaptarlo en términos legales. Hay algunas sociedades que lo han hecho, y lo han hecho exitosamente.

Comentarios
×

Subscribite a Arteria

para recibir nuestras noticias
[yikes-mailchimp form="1"]
Share This