Elecciones EEUU

Steven Levitsky: «La mayoría emergente podría construir una democracia más sólida»

Conversamos con el politólogo y profesor de la Universidad de Harvard, acerca de lo que representan estas elecciones para el pueblo estadounidense.

 

 

MOD: Me llamó la atención la frase de Joe Biden a partir del atraso en el conteo de votos. Dijo que las democracias son desprolijas, hay que esperar y tener paciencia, que esto es parte de vivir en un sistema democrático. ¿Coincidís?

SL: Sí, totalmente. Aquí, donde hay una elección con millones de votantes en el medio de una pandemia, por primera vez casi la mitad del electorado ha votado por correo, este sistema no estaba preparado para contar tantos votos por correo, y toma tiempo.

MOD: ¿Qué pasa cuando un presidente en ejercicio, como Donald Trump, sale y dice públicamente que le están robando la elección sin ninguna evidencia?

SL: Esa es la persona con la que hemos tenido que lidiar por cuatro años, alguien totalmente irresponsable, que miente constantemente. Desde los medios sabíamos que si perdía iba a denunciar fraude sin evidencia. Era previsible. Lo clave es que los medios de derecha y los propios aliados republicanos de Trump, hasta ahora lo han apoyado a medias. Es como la frase que dice «te acompaño a la puerta del cementerio pero no entro». No creo que lo acompañen por mucho más tiempo en la denuncia de fraude. Creo que Trump va a quedar solo y su círculo íntimo lo va a tener que convencer de salir de la Casa Blanca. Y lo hará, pero sin aceptar el resultado y denunciando un golpe de Estado desde Twitter. Pero al final de cuentas nadie le va a hacer caso. El problema es que el 40% de la gente va a creer que hubo fraude.

MOD: De alguna manera Trump le priva legitimidad a Biden, ¿no?

SL: Sí pero el problema es que estamos tan divididos que si Trump ganaba en el Colegio Electoral, la otra mitad del país iba a pensar que no hubo legitimidad. Cualquier resultado, si no es un gran triunfo entre uno y otro, va a dejar el país dividido. Creo que la clave es el papel de los líderes republicanos y los medios de derecha, que expliquen a la gente que no hubo fraude o golpe de Estado. Hasta ahora la elite derechista no ha querido hacer eso y está reforzando ese problema.

Seguramente el 25- 30% va a terminar creyendo igual que la elección fue robada, pero hay una diferencia importante entre el 25% y el 45%. Si los republicanos aceptan el triunfo de Biden, eso ayudará a bajar un poco el nivel de ilegitimidad.

MOD: ¿Te parece que con esta elección la democracia norteamericana retrocede o con el triunfo de Biden sería reforzarla?

SL: Un poco de los dos. El problema de la polarización sigue, empezó antes de Trump y va a seguir luego. Somos un país con un nivel altísimo de polarización que no es un desafío sino una amenaza a la democracia. Eso sigue y va a seguir. Pero el hecho que una figura abiertamente autoritaria a la que no le importaba mínimamente las normas de la democracia pierda y esté fuera del poder, es un paso importante. Tener en la Casa Blanca un político que gobierna con un discurso mínimamente democrático, es un paso adelante. No es para nada una salvación y la democracia no se cura de la noche a la mañana, pero es un paso adelante hacia una especie de consolidación democrática.

MOD: ¿Qué pasa con la idea que Estados Unidos se jactaba de tener autoridad moral para decidir cuándo un país era o no democrático?

SL: Es cierto que, sobre todo en los años 90 con el colapso de la URSS, Estados Unidos surgió como un modelo de democracia en la región. Creo que a partir de los años 2000 con Bush, la guerra en Irak, Estados Unidos ha ido perdiendo influencia y autoridad moral desde hace 20 años, y ha ido perdiendo interés en promoverla. Esta erosión aceleró fuertemente con Trump. Toda la región que veía a Estados Unidos como modelo, a partir de 2016 dejó de hacerlo. Nadie lo ve como modelo hoy. Creo que si en algún momento Estados Unidos recupera ese papel, será de acá a muchos años. La verdad que nuestro sistema electoral no funciona bien, podemos aprender de 10 o 12 países latinoamericanos, y el nivel de polarización y violación de normas es más parecido a las democracias latinoamericanas que no están ordenadas.

Estados Unidos está en una tormenta y se debe al cambio demográfico que estamos pasando, dejando de ser un país blanco y cristiano a ser un país mucho más diverso. Eso es mucho más difícil para los blancos cristianos. Creo que vimos algunas señales de esto en el verano con las protestas de Black Lives Matter. Creo que estamos camino a establecer una democracia verdaderamente multirracial que podría ser un modelo en el futuro. Todo el mundo vio las protestas multirraciales en las calles en julio y agosto de este año. Ese es el futuro, con una generación más joven, mucho más tolerante, más abierta a la igualdad racial y social. Creo que esa mayoría emergente podría construir una democracia mucho más sólida.

MOD: Hay una idea de que en las grandes urbes, donde hay mayor diversidad, estuvo el voto de los demócratas.

SL: Así es. Es muy fuerte la división. El 90% de los miembros del partido Republicano son blancos y cristianos, es su base principal. Se ha convertido de un partido típico de centro derecha, a uno nacionalista. Hay una encuesta muy interesante que pregunta. «¿Usted cree que hoy en día la ciudad está mejor que en los años 50 o mejor?». Si le preguntas a un inmigrante, un judío, un afroamericano o un ateo, todos dicen que estamos mejor que hace 70 años. Si le preguntan a un votante de Trump, casi un 80% diría que estuvimos mejor antes. Algunos estamos a favor del cambio, otros lo ven como una gran amenaza. Esa es la base de Trump.

Comentarios
×

Subscribite a Arteria

para recibir nuestras noticias
[yikes-mailchimp form="1"]
Share This